Hola Mundo!


Esta página está creada para seguir las noticias de la parroquia.

50 aniversario

Programa de actividades del 50 Aniversario

View this document on Scribd


Podéis mandar comentarios u observaciones a esta dirección de e-mail:
sta.teresa47@gmail.com

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Bienvenidos a WordPress.com. Este es su primer correo. ¡Edite o suprímalo y comience registro cronológico!

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. ea12
    Jun 09, 2011 @ 11:32:29

    PENTECOSTÉS:

    La fiesta de Pentecostés tiene lugar a los 50 días de la Pascua.
    Estas fiestas vienen de los judíos. La Pascua judía conmemoraba la salida de Egipto, la liberación de Israel y la fiesta de pentecostés recordaba la Alianza que hizo el pueblo con Dios en el monte Sinaí y también era la fiesta de la cosecha, 50 días después de la Pascua.
    Con la venida del Hijo de Dios al mundo estas fiestas cobran un nuevo significado. Los cristianos celebramos la Nueva Pascua, la Resurrección de Jesús que nos libera del pecado y de la muerte y 50 días más tarde celebramos la venida del Espíritu Santo que sella con nosotros la Nueva Alianza del mundo con Dios por medio de Jesucristo.

    ¿Qué ocurrió el día de Pentecostés?

    Después de la Ascensión de Jesús, se encontraban reunidos los discípulos con María, la Madre de Jesús. Era el día de Pentecostés. Tenían miedo de salir a predicar. De repente se escuchó un fuerte viento que llenó toda la casa y aparecieron unas como lenguas de fuego que se posaron sobre cada uno de ellos.
    Quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas desconocidas. En esos días había muchos extranjeros y visitantes en Jerusalén que venían de todas partes del mundo a celebrar la fiesta judía de Pentecostés. Cada uno oía hablar a los apóstoles en su propio idioma y entendían a la perfección lo que ellos decían. Estaban todos admirados y asombrados y se preguntaban: ¿Qué significa esto?
    Por su parte los apóstoles ya no tenían miedo y salieron a predicar a todo el mundo anunciando la resurrección de Jesús y su Camino. El Espíritu Santo les dio fuerzas y entusiasmo para la gran misión que tenían que cumplir: llevar la palabra de Jesús a todas las naciones y bautizar a todo el que creyera en ella, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Mucha gente, al oír a los apóstoles, creyó en Jesús y ese mismo día se bautizaron muchísimos. Había empezado una nueva Comunidad, un nuevo “movimiento”, la Iglesia de Jesús.

    ¿Quién es el Espíritu Santo?

    El Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Es el amor que existe entre el Padre y el Hijo. Es la Fuerza y el Poder invisible de Dios-Amor que actúa en la Creación, en la Historia y en las personas, dando vida a todo. El Espíritu Santo es el amor de Dios en persona.
    El Espíritu Santo se manifiesta en la Historia. El pueblo de Israel experimentó su Presencia y su ayuda a través de líderes y profetas que Dios suscitaba y llenaba de su Espíritu para salvarlo, corregirlo, denunciar sus injusticias, anunciar sus promesas de salvación y la venida del Mesías.
    Personajes como Moisés, Josué, Samuel, David y los profetas se sintieron invadidos por el Espíritu Santo que les hacía capaces de actuar con valentía por el bien de su pueblo.
    Pero donde más y mejor se manifestó fue en Jesús de Nazaret, el Mesías, Hijo de Dios, ya desde su nacimiento. Pero sobre todo en su Bautismo cuando Jesús recibió la Misión de anunciar la Buena Noticia al pueblo de Israel. Jesús poseía la plenitud del Espíritu y lo demostró con su vida, sus obras, sus enseñanzas y todo su ser. Al morir entregó ese Espíritu al Padre y al resucitar lo derramó sobre los suyos.
    A Jesús ya no le vemos pero su Espíritu sigue actuando en todo el mundo, no solo en su Iglesia y en los cristianos sino en todas las personas de buena voluntad que buscan la verdad y el bien, en todas las religiones y culturas. Allí donde hay verdadero amor y sinceridad, está presente el Espíritu de Dios, incluso en los no creyentes.

    Los símbolos que se han dado al Espíritu Santo:

    Toda la naturaleza nos habla de Dios pero hay en ella algunos elementos que simbolizan mejor que otros la acción de su Espíritu.

    El agua es signo de vida porque de ella surgió la vida y el Espíritu Santo es dador de vida; nos comunica la Vida de Dios que hemos recibido en la Bautismo y que hemos de hacer crecer y madurar durante toda nuestra existencia en la tierra.
    El viento es una fuerza invisible pero real. El Espíritu es como un viento impetuoso que sopla y nos empuja hacia el bien y nos lleva a donde quiere y barre todo lo viejo que encuentra a su paso.
    El fuego quema, abrasa y purifica. Muchos santos tenían tanto amor a Dios que sentían dentro de sí como un fuego que les quemaba. El fuego del Espíritu nos purifica de nuestros pecados, los quema con su amor…ya no existen…
    La paloma es símbolo de libertad y limpieza de alma. La acción del Espíritu Santo es siempre: invadir, arrebatar, elevar, hacer ponerse en pie, levantar… purificar, llenar de gozo y de vida. Es fuerza y energía poderosa. El Espíritu mora en nosotros y desde dentro nos mueve, nos inspira y nos impulsa hacia el Bien. Somos templo suyo. El Espíritu ora en nosotros con gemido inefables. Necesitamos de un gran silencio interior y de una profunda pobreza espiritual para pedirle que ore en nosotros porque solos no sabemos orar como conviene. Necesitamos hacernos dóciles a su acción porque es Él quien nos va transformando y haciéndonos madurar como personas y como cristianos. El Espíritu de Jesús nos ilumina y nos da fuerza para seguir el Camino de Jesús y serle fieles. El Espíritu nos enriquece con sus dones, de inteligencia, sabiduría, consejo, valor, piedad y temor de ofender y entristecer a Dios. Esos dones dan frutos como el amor, la alegría, la paz, la tolerancia, la amabilidad, la bondad, la mansedumbre, el dominio de sí, la fe…

    Si todas estas cosas son para nosotros muy profundas, podemos cerrar los ojos y pensar en las recreaciones que nos han dejado los grandes pintores. ¿Qué nos dicen a cada uno de nosotros?

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: